24 de febrero de 2013

Maratón de Sevilla


Son casi las 5:30h. de la madrugada del sábado. Acudo a la cita y al lugar de recogida para emprender el viaje hacia Sevilla. Mis compañeros ya están esperando. Puntuales me recogen y nos ponemos en marcha. Escogemos la Ruta de la Plata y después de 6h30’ nos presentamos en el parking del Estadio de la Cartuja, aquí hemos quedado con el hermano de Avelino y familia.

Con emoción nos bajamos hacia la feria del corredor. Recogemos nuestro dorsal y bolsa corredor. Visitamos algún stand y nos embriagamos con toda la plana deportiva que aquí se ha dado cita. Diferentes marcas deportivas, revistas de prestigio, alimentación, fisios y varios maratones de otras ciudades en otros stands, publicitan y promocionan sus marcas. 



Activamos nuestro dorsal, mientras en lo alto, un reloj marca el tiempo restante para el inicio de la carrera: algo más de 17horas. Nerviosos recorremos los pasillos y nos dirigimos a la zona de palcos para ver el Estadio. Sin ser grande, la verdad es que es una maravilla. Están ultimando los preparativos en la pista. Mi mente me traslada al día de la carrera, me imagino cubriendo los últimos metros de ese tartán (algo descuidado) y cruzando la meta. Tiene que ser algo inolvidable, pero eso si, antes, tendré que sufrir, durante un recorrido de algo más de 42k. Pero bueno eso es otra historia que contaré a continuación.

Llamo a mi hermana y junto con mi sobrino, quedamos en Isla Mágica, concretamente en el Fuerte. Lugar escogido por la organización para ofrecer a todos los corredores la COMIDA DE HIDRATOS. Pasta Barilla + un trozo de queso tipo Burgos + cereales + bolsa de patatas fritas + fruta + agua  + frutos secos. Al final sin ser mucha cantidad, todo junto, te sacia lo suficiente. Mientras sigo con mis complementos que llevo continuamente en la mochila: bebida isotónica, pasas + almendras sin tostar. Algún que otra pastilla de sales y vitaminas, junto con glucosa. De esta manera ayer viernes y hoy, seguiré complementando la dieta para ir cargado para mañana.

Nos vamos al hotel, dormimos un poco. Bueno al menos hicimos la intención, porque dormir la verdad es que no pegué ojo. Después por la noche salimos pronto a cenar. Rissoto de ave y queso Idiazabal para culminar un día de nervios y copioso de hidratos, veremos mañana si sirve para algo.
Nos acostamos, con un frío intenso en la habitación. La previsión para mañana es de 3ºC a las 9:00 en Sevilla. Son las 22:30 horas y nos dormimos en seguida. En mi caso, a las 3:00 de la madrugada me despierta el frío que se ha metido dentro de mi. A partir de aquí no fui capaz a pegar ojo. A las 6:00 hemos puesto la alarma. Repaso la carrera continuamente, tengo estudiada la estrategia y le doy vueltas, una y otra vez. No me duermo y oigo las señales horarias del reloj de Juan Carlos. Maldigo mil veces la poca fortuna que he tenido de no heredar esa facilidad para conciliar el sueño. Alguno de mis hermanos me fascinan por su tremenda adaptación al sofá para quedarse ausente durante mucho tiempo. Es alucinante. Pienso lo bien que me vendría para dar descanso a mi cuerpo y mente. No dejo de darle vueltas a los 42km, ¿Seré capaz a ubicarme bien tras el globo?, ¿Seré fiel al ritmo?, ¿que complementos tomar? ¿Qué pasará si a partir del 30k me encuentro con el muro? ¿Qué haré?.

No dejo de darle vueltas y vueltas a todo esto. Así, pasan las horas, mientras también recuerdo los días de entreno. La lucha para llegar aquí. Las dudas del plan me asaltan. Además en esta semana por primera vez me he saltado, nada más y nada menos que dos entrenos. ¿Serán determinantes? No paro de dar vueltas al coco. De pronto, suena el despertador. Qué alivio. Ya no es momento para pensar, sino para actuar. Tengo la ropa preparada, el desayuno listo (cereales: avena, fibra, muesli y cereales para bebes, 2 yogures) todo mezclado junto con alguna pasa y almendras sin tostar son mi base sólida para esta mañana.  Como si lo hubiera hecho toda la vida, me dispongo a vestirme con la ropa de faena. Gorra blanca, camiseta de Villalfeide (2ª edición) + pantalón Joma del Club – Correcallejeros -, calcetines kalenji especiales para trail + zapas mizuno wave rider 15. GPS de Garmin y iPod conforman mi complemento para la carrerea.
Durante estos días de atrás he buscado frases y palabras de motivación. He decidido tatuarme con rotulador en ambas manos, frases con lo siguiente:

NO TE RINDAS, PAPA.

EL DOLOR ES INEVITABLE, EL SUFRIMIENTO ES OPCIONAL.

CORRER O MORIR.

NADA ES IMPOSIBLE.


Todo esto enmarcado con el nombre de mis hijos y mi mujer: Sara, Mario y Natalia. Quienes han aguantado mis entrenos. A quienes les he robado su tiempo y el mío, por mis entrenos y mi ilusión por bautizarme con seguridad en un maratón.

Tiempos de paso.
Casi son las 7:00h. y Avelino llama a la puerta. Nos vamos por fin a la Cartuja. Hay que madrugar mucho para asegurarnos plaza y disponer de tiempo suficiente para todo lo que se nos pueda escapar. De camino, mentalmente repaso mi estrategia de carrera. Salgo con el globo de 3h15’. Bebo en todos los avituallamientos, agua y bebida isotónica. Llevo Taurina para el km30 y gel para el Km35. Las pastillas de sales y vitaminas las tomaré de la siguiente forma: 1 pastilla 30’ antes y a partir de aquí, una cada 40’. Quiero pasar el km10 aproximadamente en  45’30” y la media quiero pasarla a 1h35’ y como mucho 1h36’. Es verdad que según el plan seguido en mis entrenos de R. Gavela deja claro que no realizar la media por debajo de 1h37’40”. Todo esto lo tendre en cuenta según las circustancias de la carrera. Para el km30 ni me lo planteo en tiempo. A partir de aquí estoy avisado que es cuando comienza el auténtico maratón y estaré muy expectante de lo que pueda sentir.
Comida de hidratos.
Ya en el estadio, mientras accedemos al interior saludo a Jose Manuel y Nuria Prieto, nos deseamos suerte. Camino del Guardarropa saludamos también a Pilar. Ya fuera coincidimos con el Chamar, me alegro de verle y le saludo. Nos juntamos todos los integrantes de nuestro grupo (Avelino, Sandra, Juan Carlos – personal training –  y yo). Nos vamos como centellas en dirección a los cajones de salida. Dentro de ½ hora comenzará todo. Los nervios no hay quién los pare. Ya estoy en una nube. No controlo mis acciones, es como si alguién manejara mi cuerpo, soy una marioneta. Pasamos mucho frío durante la espera, me pongo los manguitos y me arropo entre la gente. Veo a Pedro Ignacio Cuevas (triatleta leones de reconocido prestigio), también ha venido y nos saludamos. Qué bueno ver gente conocida y tan maja, me ayuda a soltar nervios y a hacer más rápida la tensa espera. Los nervios ya se disipan a pesar de lo poco que queda. Tonifico la musculatura de cuádriceps y gemelos con la crema ENDURANCE. Ahora si, paso a mi cajón de salida previo saludo y abrazo con nuestro equipo. Deseo mucha suerte a Avelino en su misión de bajar de las 3h’.
Avelino, como un tigre enjaulado 
a la espera de que den la salida.
Minutos antes de la salida, el speaker nos pone a todos a tono, una cámara nos sobrevuela a  ritmo de Highway to Hell de AC/DC. Cortan las cintas de los cajones y ya estamos todos mezclados. Últimas presentaciones y dan la salida de minusválidos. Ahora sí, cuenta atrás y pistoletazo de salida. Salimos todos en bloque.
En los primeros kms. decido no poner en marcha el iPod y disfrutar de comentarios y demás explosiones de júbilo que manifiestan mis compañeros, los corredores. Quiero que mi bautismo del maratón sea una mezcla de sensaciones. Es increíble, oigo grupos de gente de todos los países. Miro para todos los lados para grabar en mi mente todo lo que estoy viviendo. Es grandioso, la avenida está plagada de gente. Miles de colores se entremezclan junto con todo tipo de equipaciones. Es apasionante. Veo el contraste de todo esto cuando en el km1. Un corredor de color se encuentra asistido en el suelo. Que mal pie, que mala pata, pienso y me lamento. Miro el dorsal y tiene que ser uno de los rápidos. Que pena. Sigo para adelante y me embriago de todo el apoyo que manifiesta la gente del público desde la acera.

Sigo mirando hacia los lados, mucha gente me adelanta. Disfruto con sus comentarios, con sus risas. Los hago mios y me rio, mientras observo el reloj. Mi pulsómetro no funciona, se ha vuelto loco de verdad y no me muestra los latidos, que putada. El pulsometro  está recibiendo todo lo que hay a su alrededor. En fin, yo a lo mio, sigo sin música y empiezo a centrarme en la carrera. Busco el globo, ha salido como un torpedo y veo como está casi pegando con el de las 3h. Casi me lleva 500m. No puedo acelerar. Avelino me advirtió de que un acelerón ahora, podría pagarlo más tarde. A falta de globo y pulso. Observo mi ritmo y me sitúo por fin a 4’30”. Recuerda, Javi. Tienes que ser fiel a este ritmo, no cambies, continúa, así, sigue así, repetía una y otra vez.
En el km8 la familia de Avelino y nuestros ‘coaches’ nos esperaban con gran fervor e ilusión. Motiva mucho tener gente conocida a tu lado en estos instantes. Me acuerdo mucho de mi gente, de mi familia, de mis hijos. Nos saludamos todos y quedamos para vernos en el próximo paso del km14, mientras grito, ¡Viva Villalfeide!.
Cada vez más, el globo se distancia. Ahora lo tengo claro que tengo que hacer mi carrera, en solitario. Avelino está adelante, controlando su carrera y aquí estoy yo, enfrentándome a todo. Te das cuenta que esta carrera es individual por completo. Ahora ya no sirven los consejos, ahora es momento de enfrentar tus fuerzas físicas y mentales ante lo desconocido, ante la desidia, la rendición y el abandono.
Transcurren los kms. por las calles de Sevilla. Aplaudimos a los grupos de música que se han dado cita para animarnos y abrigar si cabe, al frío intenso de esta mañana sevillana.

Me resulta ‘fácil’ mantener el ritmo. Voy a gusto en todo este tramo de la carrera. Paso por el km10 en 44’17”. Por debajo de lo que tenía previsto. No puede ser, pienso. ¿Pero dónde está el dichoso globo? Es la primera referencia que tenía registrada y me doy cuenta que de seguir así, estaré por debajo de las 3h15’. ¿Qué sucede? ¿Se habrá roto el globo? No he visto a nadie con la marca de las 3h15’. Me resulta tan cómoda este ritmo que decido continuar con esta velocidad. Hago mis cuentas y en la media también bajaré un poco la previsión así que decido mantener si veo que voy bien. Es una pena no poder ver mis pulsaciones, aunque la caja me funciona bien, no creo que vaya muy alto de latidos asi que, me la juego y continúo.
Beber en los avituallamientos es casi tarea imposible. En esta edición han decidido poner vasos (grandes) para el agua e isotónico. He prometido beber en todos pero es imposible. Entre avituallamiento y avituallamiento pienso la manera de cómo hacerlo mejor. No hay forma de meter algo para dentro, sin pararse, claro está.
La gente se agolpa cerca de la Macarena, es el km14 y aquí están nuestros apoyos morales personificados. He quedado con Juan Carlos en pasarme la Taurina y llevarla conmigo hasta el km30. Fiel a lo marcado, allí están todos, unos dando ánimos: Venga Chaconin, oigo a mi izquierda, Sandra con la cámara y el ‘coach training’ me pasa la botella. Saludos y mucho ánimos.  Llevo prácticamente una hora de carrera y me doy cuenta que no he tomado nada de mis sales ni vitaminas. Como son masticables, la primera pastilla, la muerdo con fuerza y la digiero sin demoras por temor a que no me haga efecto a tiempo.

Sigue adelantándome mucha gente, a muchos de ellos les veo fatigados, el sudor les delata. Me llama la atención la cantidad de ropa que veo tirada en la calzada. Dan ganas de parar y recogerla. Gorras, guantes, camisetas, buffs, etc…

Sigo a mi ritmo, me olvido de kms a recorrer, ni cuanto faltará. No me preocupa. No resto para saber los kms. que faltan, me da igual. Simplemente tengo un único objetivo, seguir mi RITMO.
Alcanzo la media maratón con un registro de 1h33’58”. A partir de aquí y cada 5km decido realizar un chequeo general: Ritmo, estado de salud, cansancio, molestias, fatiga, etc… Todo OK. Si alguno diese NEGATIVO seguramente tendré que bajar el ritmo.

A estas alturas me he olvidado del globo del todo, ¿Qué es eso? me pregunto. Está claro que tiene que estar detrás. Me da igual. Confío plenamente en mi entrenamiento, mi estado físico y pienso, adelante. Otro avituallamiento, ante mi. Esta vez con esponjas, decido probar. Axilas, cuello y cabeza. Así es, como mandan los buenos realizar esta tarea ya que ayuda a bajar la temperatura corporal y las pulsaciones por consiguiente. Me gusta las sensaciones. A estas alturas de carrera no sienta mal. Decido seguir probando en todos los demás controles. En cuanto al isotónico y el agua, creo que le he cogido el tranquillo. Aplasto el vaso en la mitad y realizo un conducto tipo cánula para dirigir mejor el chorro. La vez anterior el isotónico me entro por el ojo y el agua me empapó la camiseta por completo. Todo esto es muy molesto durante los metros posteriores a los avituallamientos, además de reducir el ritmo y de no hidratarme lo suficiente.
Llevo varios kms deseando llegar el km30. En cuanto veo el avituallamiento a unos 200m. decido vaciar en mi gaznate la botella que llevo conmigo más de 15kms. Por un lado, resulta muy gratificante beber en la botella con ‘pitorro’, sin embargo, el sabor de la Taurina sumado a lo caliente que está el agua y lo agitado que está la mezcla, hace que por poco acabe vomitando todo esto. Tiro la botella en el avituallamiento y realizo un paso en el km30 de 2h14’12”. Dicho así no me dice nada, es más no quiero restar, ni sumar ni calcular nada. Como he dicho anteriormente, fiel al ritmo y llegaré cuando llegue y punto.
A partir de aquí estaré muy expectante. Aquí comienza el auténtico maratón. Como alguien bien dijo. El maratón es una carrera de 12km que comienza en el km30. Sigo con mis pensamientos de fidelidad al ritmo y a la estrategia planteada. Así que, en el próximo avituallamiento me toca vaciar el gel que me acompaña desde la salida. Hasta ahora cada media hora, he seguido también con las pastillas de sales y vitaminas. Vuelvo a realizar el chequeo general y el tester vuelve a dar OK. Así que, todo bien. Sigue todo igual.

A partir de aquí, comienzo a ver las bajas, los hundimientos. Al mismo tiempo que mis cuádriceps muestran una carga fuera de lo normal. Está claro que la distancia y el asfalto comienzan a hacer mella en mi cuerpo. Aquí es donde mantener el ritmo es difícil. Es donde comienza la lucha personal de cada mente contra su cuerpo, contra el abandono y la rendición. Es muy fácil rendirse. Así que para este momento tengo otro AS en la manga. Giro mis muñecas y leo en mi mano, NO TE RINDAS, PAPA. Desde ahora hasta el final, estas frases rondarán continuamente mi cabeza. Sigo adelantando mucha gente, también da alas. Mientras  otros están derrumbados. Me da lástima y me vengo un poco abajo. Lo siento como mío, como si fuera yo. Tiro para adelante y trato de olvidar. El dolor de cuádriceps no se va. Sigo con mis frases de motivación. Recuerdo algunas frases del libro que estoy leyendo de Killian Jornet en Correr o morir: Hay que entregarse, hay que llegar a la meta sabiendo que se ha dado todo. Todo esto lo digiero y pienso que nunca se da lo suficiente, así que ahora es el momento de demostrarlo y seguir hacia adelante y darlo todo. 

Paso por el km35, nuevo chequeo, todo bien salvo los cuádriceps. Que molestan bastante. Tomo el gel de A9isko para que me de las alas que necesito en este último tramo. Mantengo el ritmo y me da sensación de volar, es increíble como me siento. Sigo memorizando las frases, sigo manteniendo el ritmo. Nos meten en el Parque de Maria Luisa y la Plaza España. Todo muy bonito pero poco práctico. Adoquinado y mucho giro, bajo el ritmo. Me contagio y lo mantengo. Las piernas cada vez me duelen más. Tengo ganas de salir de aquí. La gente anima una barbaridad y junto con mis frases salgo como una exhalación. Ahora si, ahora por primera vez en muchos kms. vuelvo a ver el estadio ante mi, pero el rumbo del circuito cambia y gira radicalmente para desviarnos los últimos kms. Desmoralizante, menos mal, que Avelino me había avisado. 

En cualquier caso, levanto la cabeza y veo el cartel del km40. La gente vitorea y anima con ahínco: ya lo habéis conseguido. Mientras sigo viendo a gente dolorida, lesionada. Sigo memorizando mis frases. Veo el ritmo, lo mantengo y continuo mientras cruzo el avituallamiento. Me acuerdo de Avelino y me digo, bravo, bravo. Ya estarás cruzando la meta. Mientras a mi me quedan 2kms. Vuelvo a realizar el chequeo y todo va bien. Igual que el anterior paso. Mantengo el ritmo y decido disfrutar de lo que me queda. Vuelvo a ver el estadio y la calle la reconozco, es el acceso al túnel del estadio. Ya estoy llegando. Veo a los compañeros de fatigas animando en la entrada. Ya lo he conseguido. Estoy debajo de las gradas, la luz del fondo, hace brillar el tartan. No hay casi gente en las butacas y sueño con el día de ayer. Ahora si, disfruta porque esto si es real. No es un sueño. Estás dentro, lo has conseguido. He entrado como un tigre que salta sobre su presa, veo el ritmo y me he acelerado. Decido casi pararme y disfrutar del momento. Levanto los brazos, beso mi mano, escrita con el nombre de mis hijos y mi mujer. Beso el dedo anular, beso la camiseta. Me emociono mientras cruzo la meta con un tiempo de 3h 10’.



Objetivo cumplido: Llegar a la meta y vencer todo aquello que se manifiesta como sufrimiento y hace que nos rindamos y abandonemos. Diploma...




video
Video de la llegada a meta 
en el Estadio Olimpico de La Cartuja.

Diploma Sevilla 2013.






22 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 30.

40' Suaves.

Hoy viernes, los preparativos del viaje, ropa y demás logística sustituyen a los entrenos diarios. 
Ahora ya no hay marcha atrás, está todo preparado. Es el momento de la verdad y como suelo decir llegado estos momentos, hay que poner el contador de emociones a cero y darle al REC. Todo el trabajo debe estar hecho, a partir de aquí, toca mentalizarse y pensar en disfrutar ( a pesar de la paliza). 
En carrera he de repetirme una y otra vez, - hay que ser fiel al ritmo -. Y ser muy CONSERVADOR.  Y solo al final, si el cuerpo va bien, poner en ON, una marcha más, si es posible. Voy a intentar bajar de 3h15' pero si me veo bien, tiraré a bajar de las 3h 10'.

Jamás me he visto metido en un evento tan bestial, a lo grande, descomunal. + de 7000 corredores nos daremos cita en Sevilla esa mañana. Yo que huyo de todas estas aglomeraciones, ahora voy a estar metido dentro. Voy a ser uno de los starrings. Espero acabar y ser FINISHER.

Una prueba de tal embergadura, tiene que dejar huella y creo que marcará mis próximos 'desafios'. La satisfacción irá en aumento si por fin, no hay problemas mayores y el cuerpo responde. El entreno ahí está, el plan es el de un profesional (Rodrigo Gavela) y solo mis ganas y fidelidad a ese plan han hecho el resto. Confio plenamente en mis posibilidades pero desconozco totalmente esta prueba. Será un bautismo en toda la regla.

Al final, he de confesar, que el entreno de hoy, lo he cancelado. Llovía una barbaridad y para ser sinceros, no me apetecía, nada salir a rodar. Quería seguir descansando un poco más.

20 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 29.

25' + 5 x 1000 + 15'.
Series: 4'30" - 4':00"

Hoy miércoles, ha tocado, SERIES. A continuación detallo los resultados:



En general me he encontrado muy bien, es más, diría que al comenzar las series, las ganas de comerme el asfalto han predominado casi sobre el ritmo, he tenido que tirar de las riendas y acompasar la zancada. Hoy especialmente me he preocupado por la técnica. Intentaré, el día de la carrera seguir fiel a esto. 

Mientras realizo las series, mis pensamientos y mis imágenes se trasladan por las calles de Sevilla, escucho las voces de la gente, que asistirá el domingo. Es muy difícil no imaginarselo a estas alturas después de tanto entreno. Que emoción. Tengo la carne de gallina, mientras observo mi primera serie, al final, un poco más lenta de lo esperado.

A partir de aquí me concentré y pude ajustar los ritmos, incluso el último, sin emplearme a fondo, bajé de los 4 minutos.


19 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 28.

60' pero al final DESCANSO.

Hoy tocaba entreno, pero me he notado con las piernas algo cargadas y como es la última semana y hay que ir descansado pues al final, y muy a mi pesar, he decidido no salir. No vestirme de faena y dejar la 'muleta' colgada en la habitación. Me ha costado mucho tomar esta decisión, pero quizás, por respeto a la distancia que voy a intentar recorrer el domingo, he preferido descansar.

Por contra, si que no he dejado de entrenarme de otra manera, es decir, LA ALIMENTACIÓN. Ésta semana voy a realizar la dieta  disociada. Realmente la llevo haciendo varias semanas, me refiero a la descarga de glucógeno, durante los 3 primeros días de la semana, acompañados de un entreno fuerte para ir agotando las reservas del glucógeno y al parecer, según dicen los entendidos, cuando esto sucede, se activa una enzima (glucógeno sintetasa) que es la encargada de llenar esa reserva. A partir de aquí, comienza una dieta alta en hidratos de carbono (HC) para acumular dicha reserva y poder rendir mucho mejor en la competición.

Quiero recalcar, que a partir del lunes de esta última semana, he añadido varios matices. He comenzado a preocuparme por beber más agua, infusiones, etc...y hasta el miércoles, incluido, la dieta será basicamente protéica (huevos - clara -, chichi, lácteos) e incorporaré algo de grasas (queso - se que no es del bueno pero me he privado mucho tiempo). Estos 3 días, NADA de HC o muy poco, ya sabéis que el pan es una tentación, al menos para mi, otro esfuerzo más que creo que he cumplido.

He pensando que durante, el último tercio de la competición, el cuerpo habrá agotado las reservas del glucógeno y empezará a tirar de las grasas, sería bueno darle algo más de ellas, obviamente primando las grasas de calidad (frutos secos, aceite del rico, etc...) sobre las grasas en cantidad. Es verdad, que las reservas de grasa son (no voy a decir que infinitas) pero son bastante mayores. Ttampoco quiero consumirlas 'todas' jejeje. No pretendo que el cuerpo comience a experimentar una sensación de ayuno y comiencen, todas las alarmas a activarse y provoque cualquier derrumbamiento. Por todo esto, iré consumiendo a lo largo de toda la semana y sobre todo, el sábado, grasas de las buenas (frutos secos, aceite, etc...)

A lo largo de toda la semana el aporte de vitaminas lo he realizado comiendo una o dos piezas de fruta, principalmente (naranja y plátano). Por las noches, para cenar, los tres primeros días de la semana, he realizado una cena al vapor, a base de calabacín, cebolla, berenjena, pimiento, zanahoria, un chorrito de aceite del bueno, sal y un poco de agua, todo incorporado en mi maravillosa Cocimix, 3 minutos y listo.

A partir del jueves, comenzaré con los hidratos de carbono, donde serán más grandes los aportes de estos el viernes y sábado. Acompañados de al menos (y digo bien) 3-4 litros de agua (infusiones, agua, etc...). Al parecer que tal carga de hidratos de carbono para aumentar las reservas de glucógeno, provocan cierta deshidratación o algo así, me documentaré mejor e intentaré explicarlo.

El viernes y sábado tomaré glucosa, que he visto que el maestro lo aconseja. Además el sábado irá acompañado de sales y de bebida isotónica (1 litro)

Para el día de la carrera, durante el entreno, aconsejan un café solo, no se no se y no probar antes bebidas azucaradas. En carrera, llevaré algún gel, también, las pastillas masticables con aporte de vitaminas y minerales y quizás algo de Taurina disuelta en agua. La estrategia para la carrera, será que cada 10km. aporte de vitaminas con las pastillas, el gel y la taurina, a partir del 20, 30, 35. Intentar beber agua e isotónica en todos los avituallamientos. En aquellos que den frutos secos, también cogeré. Todo esto está por ver.

Se me olvidaba que, el te verde tiene muy buenas propiedades antioxidantes, por lo que tomaré en estos últimos días varios para intentar que compense la balanza, en la manera de lo posible, al desgaste generalizado que afectará a todo el organismo. Además de todo esto, a descansar y dormir lo que se pueda, cuanto más mejor.

Conviene recordar que después de la competición y teniendo el vacio del que dispondrá las reservas de glucógeno, es conveniente realizar un aporte importante de HC de alto nivel glucémico, al menos en las 2 horas posteriores al ejercicio realizado. Ya que el cuerpo en estos momentos se encuentra mucho más receptivo para su almacenamiento de dichas reservas y sobre todo, el músculo se hace muy sensible en estos momentos a la insulina en caso de no recibir dicho aporte. También es imprescindible acompañar a este aporte de HC, un aporte de proteína o aminoácidos, para reparar el daño muscular ocasionado. Por ejemplo, batidos de proteina: leche desnatada + cereales de los niños + polvos de proteina. Y sino pues, algo más natural: un arroz con leche (arroz y azúcar, HC de alto valor glucémico y la leche - proteína - ) o sino un par de barrita energéticas (HC) y un vaso de leche desnatada (proteína). 


17 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 27.

90' prog suave (de 6':00" - a 4':25 ) + 6 rectas.

Hoy ha tocado tirada larga. He llegado casi hasta Villadangos y vuelta pa' casa.
He realizado este entreno por el Camino de Santiago. He querido dar tributo a esta vía. Al tratarse de la última tirada larga, he preferido darle un toque de 'distinción'.


En el regreso se puede observar como casi, llegando al final, ha subido la FC, debido a una cuestecita, que por, mantener el ritmo, a su consta, la patata casi 'revienta'.


16 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 26.

60' + tobillos + 2 rectas.



Después de varios días de descanso propuestos por el plan de R.G., me toca un entreno suave. Ya son pocos los días que quedan al maratón y aunque no se nota mucho en los tiempos de rodaje y en la frecuencia de salidas semanales, si se nota en los ritmos que comienzan hoy siendo más suaves. Faltan menos de 10 días y el plan sugiere esa estrategía.

Los ejercicios de tobillos como he dicho anteriormente en otras entradas, no los estoy realizando y se que es un error. Los intentaré compensar hoy con la mitad del rodaje por pistas y senderos alrededor de La Virgen.

Los últimos kms. decido nuevamente tirar hacia Quintana de Raneros, a ver que ambiente se respira puesto que mañana se celebra allí el II Cross El Reguero. Al regreso me cruzo con Tomás, ligera charleta ya que ambos estamos entrenando y jode bastante parar, incluso para las necesidades más básicas y fundamentales: las fisiológicas. Que por cierto, hasta esto hay que entrenarlo (pienso) y no para realizarlo más rápido, sino para evitarlo en todo el maratón.

Por esto y más cosas, la última semana me propondré una dieta más rigurosa, pero bueno esto será para las próximas entradas…

Al final las rectas progresivas y estiramientos. En casa como siempre, ejercicios de acondicionamiento sin sentadillas ya que últimamente noto castigado el rotuliano.



13 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 25.

Test: 25' + 2x6000 + 15'
1ª Serie: a 27':10".
2ª Serie: a menos de 24':00".
Rec. 90". 

Por fin, llegó uno de los días más esperados y marcados en el entrenamiento para el maratón, incluso, siento hasta nervios por el entreno que me ocupa hoy. Es el test del maratón de Alberto Serrano y que en el plan de Rodrigo Gavela aparece como el idóneo para realizar y conocer si nuestro ritmo elegido es el apropiado para el día de la prueba. Estos días de atrás, Jorge ( entrenador de Correcallejeros) me ha hablado de otro test, del cual desconocía su existencia y que me ha hablado muy bien de él, es el TEST de 10x800. Se calcula muy fácil: El tiempo del maratón que estamos entrenando en mi caso SUB 3h15’, convierte las horas en minutos y los minutos en segundos. Por lo que quedaría 3’15”, este sería el tiempo para rodar cada 800m. Si consigues realizar las series sobre ese tiempo, estás perfectamente entrenado para correr la distancia del maratón en 3h15’. Su autor es Bart Yasso.

Me ha gustado mucho este test, pero lo dejaré para otra ocasión y seguiré fiel al entreno de R. G. 
Salgo después del curro y el día es soleado, me atrevería a decir que más despejado que nuboso. En fin, que hasta que no salí y me puse a rodar los 25’ de rigor, no me había dado cuenta del aire que me acompañaría todo el test. Una molestia que me ha hecho acabar con malas sensaciones y muy subido de revoluciones.

Ahora vamos al test:
Voy para la zona del aeropuerto, otro handicap para preparar el maratón. Todos los entrenos de las series las he realizado aquí y con el aire de hoy, me temo que la molestia va a ser notable. Las banderolas están en pleno vuelo.
Durante el primer km. noto en que zonas me va a molestar, no puedo rodar redondo y continuar un ritmo constante. A veces incluso el aire, viene racheado y dando fuertes manotazos de costado como un pugil cuando castiga el higado a su contrincante. Me noto alto de FC. en fin, me centro en que tengo que realizar lo más fiable posible ésta primera serie. Incluso el GPS haciendo de las suyas, antes de empezar el test, los tiempos me los coge mal. Le doy calor y pronto marcará los tiempos apropiados.
1ª Serie.

Descanso los 90" y vuelta a empezar, pero más rápido, el aire ahí seguía, tocando las narices y algo más. La segunda serie, la tengo que hacer por debajo de 24':00". Los primeros kms fuí incluso algo por encima. Iba apretando pero con ligero plan reservón ya que la distancia da respeto, pero sin dormirse. Ahora, es cuando me doy cuenta que las series marcadas tan brillantemente por el club de Correcallejeros no es tan buena idea tenerla aquí arriba, donde todos los aires de todo el mundo se concentran como una especie de  embudo volcándose con toda la fuerza sobre mi. Las pulsaciones, no quiero ni mirarlas, al final, apreté los dientes y pude recuperar el tiempo perdido y bajar por centésimas el tiempo de 24':00".

2ª Serie.

Cuando he llegado a casa, he sacado las rachas de viento por la web. Se puede observar en la siguiente imagen:

Datos sobre el Test de Alberto Serrano que he realizado.  pulsa aquí.

Hoy me he enterado del dorsal que llevaré el día de la prueba, 1037. Además me he llevado una alegría, ya que pondrán diferentes cajones en la salida para los corredores que queramos realizar un tiempo determinado. En mi caso, SUB 3h15', serán para los dorsales que van desde 651 al 1175. Por otro lado, otra noticia que me ha encantado es que pondrán liebres para cada uno de los tiempos, algo que estaba muy pendiente y me libera de mucha presión al no tener que controlar el reloj. Toda la info importante para el corredor se puede encontrar, aquí. 

11 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 24.


65' + 2 rectas.
Del entreno de hoy lunes, no hay mucho que destacar, salvo que lo he tenido que realizar a última hora de la tarde. A la noche fría tengo que añadir el cansancio normal de final de jornada, hace de esta salida poco apetecible, la verdad. Eso sí, agradezco que el viento y la lluvia estén ausentes porque sino, no se como lo iba a realizar.

Ya en la calle me doy cuenta que se me habían olvidado los guantes, regreso a casa y veo a unos valientes correcallejeros rodando. Les aviso que en cuanto salga otra vez, les acompañaré.

Ya de regreso y con las manos protegidas, decido ir en busca del grupo. No encuentro a nadie. En fin, rápidamente me olvido y me centro en mi entreno. A rodar toca. Caliento por la Virgen y decido completar la jornada, bajando a Trobajo y de nuevo, vuelta a casa. El frío es intenso, al final las 2 rectas se me olvidaron y me metí en la madriguera cual raposo perseguido por su depredador más voraz. Realizo los estiramientos y dejo para otro día los ejercicios de condicionamiento físico, es muy tarde y mañana curro por la mañana (cambio de jornada).

10 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 23.

110' prog.
(60' de 6':00" a 5':00" - 30' de 5':00" a 4':30" - 20' de 4':30" a 4':10")


El sábado por la tarde, durante el desfile de carnaval, me cuesta reconocer alguno de mis compis de Correcallejeros. Conversamos amistosamente sobre trajes y épocas pasadas. Pronto cambiamos de tercio y me comentan que mañana domingo, realizarán una salida en grupo. Su intención es realizar una tirada larga. Así que, me animo y me uno a ellos. Siendo fiel a mi ritmo de entrenamientos podría adaptarme sin mayores problemas con lo que el domingo a las 11:00 horas me presento junto con varios valientes en una mañana que amenaza lluvia y en la cual, pronto se escaparan las primeras gotas. Ya en faena, decidimos ir hasta Oncina, a partir de aquí, cogemos una pista que desconozco pero que es muy cómoda de rodar, a pesar de las contínuas subidas y bajadas,  que nos llevará hasta Chozas.
Datos recogidos en el entreno de hoy.
Mis primeros 60’ son tranquilos, así que aprovecho para rodar todos juntos. A partir de aquí, en la próxima media hora, tengo que ir aumentando el ritmo hasta llegar a 4’:30” min./Km. No me supone ningún problema el ritmo pero además, el regreso es de bajada ligera que ayuda a compensar el terreno que piso. Por otro lado me fastidia, no me gusta tener facilidades como por supuesto no quiero tener inconvenientes para que el  entreno sea lo más fiable. 
A partir de aquí, ya me separo del grupo y ruedo en solitario junto con Tomás que me acompaña en MTB. Voy suelto a pesar del viento que sopla. La lluvia ha respetado, aunque si es verdad que hemos chupado algo de agua, pero nada reseñable.
De regreso a Oncina, valoro el tiempo restante y me doy cuenta que acabaré antes el recorrido propuesto que el tiempo del entreno, por lo que decido dar un pequeño rodeo y me desvío hacía Quintana, después seguimos a Santovenía para regresar a La Virgen por la carretera que va paralela a la autovía de León Benavente que ahora mismo no se como se llama.
Vuelvo a cambiar la velocidad y me enfrento, no solo a los últimos 20’ progresivos de la tirada larga, sino al dichoso viento que estas últimas jornadas me están desquiciando. El ritmo lo cojo bien pero la F.C. vuelve a subir, lo noto como me cuesta llegar al ritmo y mantenerlo. Tomás animando, hace el resto y puedo llegar a La Virgen, después de un buen entreno aunque con condiciones bastante adversas en los últimos kms. y un último esfuerzo más de lo esperado.

Indicar, que ayer mientras estaba preparando el GPS para realizar la carga, la dichosa pinza se partió. Pero vamos a ver, parece que todo lo tienen previsto, es más, diría que es otra prueba de los tiempos que vivimos de tanto consumo, es la dichosa obsolescencia programada, tanto va el cántaro a la fuente.
En un principio, me cabreó un montón, ver como uno de los laterales de la pinza de carga y transmisión saltaba por los aires. Tuve que idear una ñapa para que aguante mientras que mi mal humor subía y subía. La correa la tengo rota y con otra ñapa puesta con una brida para que no se caiga el reloj y por otro lado, ahora esto. ¿Que será lo próximo? A falta de escasos 15 días, no os digo el cabreo que pillé. Vamos a ver, pero ¿a quién se le ocurrió esta mierda de sistema de la pinza de plástico? Mira que no habrá miles de soluciones más prácticas y funcionales que esta. Menuda cagada y la ¿correa? anda que no se puede hablar largo y tendido sobre los artilugios que utilizamos y su calidad y duración. Bueno, en fin, esto será otra entrada de lo que hablaré más adelante.

8 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 22.


70’ + pesas + 2 rectas.
Ritmos de 5’:30” – 4’:40”.

Otro entreno para enmarcar. Y me explico.
Mientras preparo la ropa, miro por la ventana y un sol radiante ilumina el día. Observo más arriba, en las montañas y allí, está descargando con narices. Llevamos unos días que no cesa.  Así no es posible realizar entrenos satisfactorios para el Maratón. Febrero y en León, no es el momento ideal para los preparativos. Puede darse la circunstancia, como sucedió el año pasado si no recuerdo mal, que resultó, genial por estas latitudes, al menos  climatológicamente hablando. Pero al final se acabó pagando. A estas alturas de calendario, uno cuando sale a la calle se encuentra lo que últimamente me está pasando a mí. Mucho frío, agua, nieve y el que me faltaba para completar la baraja, el viento, hoy con rachas que superan los 75km/h.
Sabía que el día no era propicio para salir. Personalmente creo que el viento, es el peor de todos ellos con diferencia. Uno puede salir con nieve, agua y frío. Pero viento, no. El viento es el enemigo indiscutible a batir. Ya no podemos hablar de ritmos, sino de equilibrio. Es tarea poco menos que imposible el mantener el equilibrio. Hoy he preferido salir por la mañana, ya que entrenar después del curro, es más cansado y la noche tampoco es buen acompañante. Además hoy, he podido dejar a la niña en el cole. Se encuentra mejor y he podido disponer de casi toda la mañana para mí. Y digo casi, porque la he llevado a las once y como en el cole es el día de carnaval, pues  encima he llevado todos los aperos necesarios para tal menester, traje, ropa de cambio y a desfilar. Después, los padres, todos poseídos a realizar las fotos de rigor y pronto para el cole otra vez, el dichoso viento casi se lleva a algún niño a dar un paseo fuera del desfile.

En fin, con este pequeño temporal, me dispuse a salir a correr y realizar el rodaje de rigor a pesar de saber lo que me iba a encontrar, incluso consulte vía web las rachas de viento. Busque zonas más resguardadas pero ni aún así. Durante el primer tramo desde La Virgen hacia Quintana de Raneros y después Santovenía, fui cómodo, incluso podría hablar de llevar un ritmo. Algo más alto de lo exigido en el plan. Pero iba muy cómodo. Sabía que el aire haría acto de presencia y puse en ON el GPS para controlar bien los ritmos a pesar del viento, pero al cruzar de Santovenia hacia la carretera de vuelta de La Virgen, aquí comenzó el calvario. Los ritmos eran imposibles de llevarlos.
El aire azotaba con demasiada fuerza. Me dolía casi el pecho del tu a tu que mantenía con las fuertes ráfagas de viento. El aire incluso, cambiaba de dirección. En una ocasión, perdí el equilibrio y el aire me azotó con tal fuerza que me empujó hacie el guarda raíl, donde tuve que poner las manos para no acabar estrellado contra él. La lucha fue titánica e impotente. Tenía todas las de perder como así fue, tan solo en una cosa, considero que el entreno fue buena y es en lo mental. Me propuse NON STOP, no quería parar bajo ningún concepto. Faltaban unos 20 minutos para acabar el entreno y supe que la lucha sería en balde pero no me iba a someter o incluso a suplicar obediencia, eso nunca.
A partir del Km7. se puede observar como el ritmo aumenta 
y con ello la F.C. media, provocado por las fuertes ráfagas de viento.
Al final, ritmo alto por las rectas progresivas que he realizado.

Continué hasta el final. En ocasiones, la guerra fue tal, que incluso, me hice mentalmente, pequeñas metas de 50m. más o menos, para obligarme a no parar. Me proponía esa distancia como tope y después volvía a  reiniciar el contador hasta que llegue a mi destino después de los 70’ de rodaje. Los ritmos ya me daban igual. Me sentí bien al ver que no me había derrotado.
Realizo las 2 rectas y comienzo con estiramientos y ejercicios de condicionamiento físico. Ducha, comer y al curro.
Como ya comenté en su momento, las pesas no las he realizado en todo el entrenamiento. Mi idea ha sido sustituirlas por gomas, pero éstas incluso no las he utilizado en estas últimas semanas ya que he notado dolor al tacto en el rotuliano y parece que el no realizar las sentadillas me ha venido bien, por lo cual, continuaré así. Mucho me temo, que volverán a aparecer las molestias cuando comience con la montaña, los desniveles y el entreno específico, cargarán mucho más la zona.


6 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 21.

25' + 4 x 3000 + 15' 
Series: 13:30 a 12:15 - rec' 90".

Bueno pues nada, que cuando algo tiene que salir mal, sale mal y punto. Incluso hasta estos momentos que doy de alta esta entrada, estaba convencido que el entreno de ayer, estuvo bien hecho. Con todo lo que me esforcé para ello.

Pues bien, la mañana del miércoles, venía cargada de sorpresas como toda la semana. La niña no mejoraba y al final decidí no llevarle al cole. Estaba la pobre decaída y con bastante fiebre, así que, unos mimos de papi, estoy seguro que no le vendrían nada mal. Descarte desde un inicio realizar el entreno de las series. Además, no me encontraba con las suficientes fuerzas para salir a entrenar. La noche había sido del mismo palo que las anteriores, sin casi dormir y en vela. 

Después del curro, a pesar del frío intenso, mi mono interior, decide echarme a la calle super abrigado. Mi subconsciente me ha castigado durante toda la tarde, sin parar de recordarme que tenía que realizar todo lo que estuviese de mi mano para cumplir con el entreno del día. 

Caliento los 25' y vuelvo al terreno de las series. Allí me encuentro a los colegas de Correcallejeros y en concreto Jose Luis decide acompañarme. La primera serie la realizamos con solvencia y el tiempo 15" menos. La segunda es cuando me doy cuenta que el GPS está fallando, el frío no le está sentando bien y ahora no me coge bien la distancia, de todas formas tenemos marcado el circuito y sabemos cronometrando simplemente donde se cumplen los 3km. Ahora la segunda serie la hemos realizado muy rápido: 11:50". 

Ahora viene el error, del que me acabo de dar cuenta. Ayer mientras realizaba el entrenamiento, estuve convencido sinceramente de que eran 2 series de 3000 y no 4 de 3000. Vaya fallo, tan garrafal. Y yo que  quería cumplir a rajatabla todos los entrenos, al final, me he equivocado inconscientemente. Esto me hace sentir bastante mal. Grave ERROR.

5 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 20.


70’

Hoy toca rodaje. Después de la media del domingo, las piernas están casi 'perfectamente' sino fuera por los gemelos. Parecen algo sobrecargados. Cuando estoy sentado, al incorporarme, me 'saludan' y me dicen que ahí están. Incluso durante el rodaje, en las cuestas hacia abajo, también me han molestado. Por lo demás todo va bien. Pensé que podía estar más tocado a estas alturas. Quizás por reseñar algo, la cabeza, siempre ha sido el problema, jajajaja. 
Si hubiera escrito esta entrada antes de salir a correr, habría transmitido lo que me sucede con mayor claridad y veracidad. Es más, estoy seguro que la entrada hubiera sido bien distinta e incluso   no hubiera salido.

Voy al grano. No me apetecía nada salir. Por ganas, me hubiera quedado en casa. El cuerpo estaba contento de no salir, de tener ropa de calle y no la ropa de faena. Pero le di un giro a todo esto y cuando me quise dar cuenta, ya estaba vestido y los auriculares en las orejas. Es de esos días, que o lo haces así o no sales.


Sé, que quizás alguno me podríais decir que me equivoco y debiera descansar y quedarme en casa. Pero he pensado, que esto es otro tipo de entreno y es el mental, la cabeza lo es todo. Ahora mismo, ella, (femenino singular, como diría Alejandro Sanz en una de sus exitosas canciones - y siempre es ella - ) es el diablo vestido de pijama que me dice que descanse en el sofá. Imaginaros, ¿qué pasaría en pleno maratón si me da el bajón y le hago caso? pues que, seguramente a la primera de cambio abandonase. Tengo que idear nuevas armas de estrategia para la carrera y no me refiero al ritmo, sino a estrategias tales como: notas escritas en la mano "Adelante, no abandones", "el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional", etc...

Por lo mismo,  he pensado que me voy a centrar en este plan y no mezclar varios planes, porque como diría R.G. podría caer en el sobre entrenamiento. Por todo esto, creo que es vital entrenar y ser fiel a dicho plan. No sobre entrenar y tampoco abandonar. Son mis máximas en este entreno para el maratón. Quizás lo esté magnificando a niveles estratosféricos pero prefiero pecar en exceso de prudencia y saber que 42km son muchos kms.

En cuanto al rodaje, poco se puede señalar. Lo he realizado a ritmo suave durante la mitad del tiempo establecido, a partir de aquí, me he encontrado cómodo y el cuerpo me ha pedido un poco de alegría pero sin abusar, así que se lo he dado. El circuito escogido, el siguiente: He cruzado por las calles de la Virgen, he bajado a Trobajo por detrás del Leclerc y a la altura de la Cruz Roja he subido por pistas de nuevo a la Virgen por la zona de monte bajo de los depósitos de Trobajo, para acabar en el aeropuerto y para casa. Buen día. Soleado y con poco viento. Al final estiramientos y ejercicios de acondicionamiento físico.

Hoy día 20 de entreno, ya veo la Torre del Oro en el horizonte. Cada vez más cerca. Buenas noches, Sevilla.

3 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 19.

Medio Maratón.
En el plan de entrenamiento de R.G. hoy toca la media maratón.
Según viene indicado en todos los planes de maratones, ésta 'competición' es necesaria durante nuestro entrenamiento para cumplir el objetivo. Entre 3 y 4 semanas antes, es necesario, realizar este tipo de prueba para saber como llevamos dicho entrenamiento. Me gustaría añadir, que según el plan que seleccionemos de entreno, unos entrenadores recomendarán realizar, la media maratón a ritmo alegre y otros por contra, aconsejan realizarlo a ritmo de maratón. Una controversia, que a mi no me toca aclarar  pero cuando menos, me llama la atención. En mi caso, como el plan escogido es el SUB 3h.15', R.G., aconseja fijar el crono, en no más de 1h28', siendo lo ideal bajar de 1h27'

Sabiendo todas estas premisas y con la idea de tratarse de un día más, me dispongo a realizar la media distancia. La realizaré, en el mismo lugar donde corrí hace algo más de un mes el test de los 15km.  

Esta vez, además de Avelino (que utilizará el trazado para realizar una tirada larga), tendré la fiel compañia  de Pepe, que me avituallará y servirá de apoyo moral y logístico durante el trazado. Esta situación de correr en solitario, me parece extraña y he decir que durante la carrera no pude concentrarme del todo. En los primeros kms. comienzo a notar molestias en el gemelo, como si de una sobrecarga se tratara. Menos mal que a medida que pasaban los kms. se me fue quitando. Además, tuve un 'pequeño-gran' contratiempo con los cordones de la zapatilla derecha, que al final me hicieron  rogar pleitesía en el km7 aproximadamente, cual caballero ante su señor. A partir de aquí, retorné el recorrido (se trataba de recorrer 3 veces, una pista de 7km) pero con la salvedad de la altura y el aire en contra (Gráfico1. ver intervalos del 4 al 7), los ritmos me costaba mantenerlo, así que, opté por no cebarme demasiado contra la naturaleza del Dios Eolo y dejar transcurrir los kms. hasta llegar a la siguiente posta, donde me esperaba fielmente Pepe con la botella de agua y su extra de Turbo.

Vuelta hacia atrás y ahora los ritmos van a mi favor, ruedo redondo, rítmico y sin agobios. Por primera vez, estoy disfrutando, miro el reloj y lo clavo, 4:04. No me lo pienso y decido no aumentar, no ser egoísta y seguir disfrutando - corre Javi, céntrate en la técnica y no pares -, pienso para mi. No siento dolor en los gemelos, todo va bien. La mañana es para disfrutar y no hace falta más, aquí está la esencia de correr. No necesito premios, no necesito ánimos de la gente al pasar, no necesito una cuesta hacia abajo, no necesito estrenar nada, no necesito que esto se acabe. Está todo en mi imaginación y en mi mente, todo lo que necesito y quiero, lo sirvo yo, a la carta. Transcurren los kms. y compruebo el tiempo global, hago mis cálculos y sonrío, sino sucede nada extraño, entraré en los tiempos fijados, es más, incluso lo bajaré, a pesar del percance de los cordones. Estoy contento igual. 
Grafico1. Datos recogidos por el GPS.

Avelino me aconsejó no forzar. Él, no se ha recuperado bien del domingo pasado de su prueba del medio maratón, así que, le haré caso y no forzaré. Tengo tiempo de sobra para entrar en el tiempo. La 'meta' no está lejos y vuelvo a sonreir, veo Avelino y paro el reloj en 1h26'04" lo cual supone, MI MEJOR TIEMPO PERSONAL (no homologado) en la media distancia. 

Nunca había rodado esta distancia tan rápido. Estoy contento, aunque esto no es nada, es un entreno, más. El día del maratón lo es todo. Esto es un paso más y un día menos hacia mi objetivo: MARATÓN DE SEVILLA.
Gráfico2. Desnivel del trazado utilizado.

A partir de la prueba del medio maratón, creo que tengo que intentar: planificar y obligarme a descansar más, todo lo posible. Sigo con la misma vida en paralelo y creo que es fundamental concrentrarme en el descanso. Intentaré que a partir de ahora, el descanso sea algo más que el nombre. Intentaré tomarmelo como un entreno más, con la seriedad de una tirada larga o una serie o una competición. También, intentaré dormir más. Por cierto, por la tarde y al día siguiente, me han molestado los gemelos. 

Nota: Gráfico1. Indicar que la distancia y por lo tanto los tiempos, están recogidos en un intervalo de 2km, debido a que las últimas series realizadas esta semana, cambié la configuración del GPS y se me olvidó retornar otra vez la confi. 

Nota: Gráfico1 (bis). Por otro lado, me llama la atención como, en los últimos kms. la FC. media ha sido la más baja en términos generales. Se puede observar como en el intervalo 8 (equivale al km16) las pulsaciones han bajado a 163 de media (incluso por debajo de la media final que ha sido 165) manteniéndose esta pulsaciones hasta el final, marcando 165 y coincidiendo con la media general. Precisamente, en estos tramos, los ritmos medios han sido los más elevados (km18=4:00, Km20=4:01, Km21=3:51). Lo cual me sugiere la siguiente pregunta ¿el entreno está consiguiendo precisamente que mi cuerpo se esté habituando para largas distancias?. ¿Tanto ha intervenido la altura perdida? Ver gráfico2.

Lejos de poder descansar, por la tarde realizo un viaje relámpago a Gijón por las exequias de un gran hombre y de una impresionante persona, que necesitaba de un úlitmo adios y un hasta pronto. No se me ocurrió mejor dedicación que ofrecerle mi mejor tiempo personal de la media maratón de esta mañana. Mi sudor, mi respiración y mi aliento, fue por ti, Luis. D.E.P.

1 de febrero de 2013

Maraton Sevilla. Entreno día 18.

45' muy suaves +  tobillos + 8 rectas.

Hoy toca un entreno suave.
Los días de competición se acercan y para ir algo más descansado, se introduce este tipo de entreno para soltar pierna. El día está perfecto para salir. El aire se ha calmado y no lo dudo, me cambio rápidamente y al ruedo. Salgo después del curro y sin comer. 

En este entreno he optado por poner las zapas viejas, quiero seguir limandolas al máximo (estamos en crisis y en reducción de jornada). Pero por otro lado, no quiero abusar, no sea que la poca amortiguación de las wave precision 11, recalque más, mi maltrecho tendón rotuliano. Entonces, lo pienso mejor y en carrera decido variar el circuito de hoy y me desvío por zonas verdes y pistas blandas. Creo, que esto servirá también para 'realizar' los falsos ejercicios de tobillos que no he realizado en toda la preparación del maratón.

Al final, al lado de casa realizo las rectas. No se especifica como hay que realizarlas pero por la poca experiencia que tengo, he observado que se suelen realizar progresivamente sobre una distancia de aproximadamente 100 metros.

Para completar el entreno, estiro y en casa, realizo ejercicios de condicionamiento físico.

¿Como recorrer un maratón en poco más de minuto y medio?